LA BASE PARA SER COORDINADOR ES TENER HABILIDADES SOCIALES QUE TE PERMITAN PONERTE EN EL LUGAR DEL OTRO

Mari Cruz Sánchez diplomada en la E.U de Valencia en 1998. Desde entonces se ha dedicado tanto a la fisioterapia asistencial como a la gestión. Pertenece a Juaneda Hospitals desde 2008 siendo actualmente responsable del servicio de rehabilitación de Clínica Juaneda y Hospital Juaneda Miramar. 

¿En qué consiste la gestión de un servicio de fisioterapia?

Gestión es aquella acción o trámite que junto con otros, se lleva a cabo para conseguir o resolver una cosa. Se trata de dar solución a los problemas, imprevistos, incidencias que aparecen a lo largo del tiempo y de prever muchos otros, planeando una estrategia antes incluso de que aparezcan. Para dar soluciones eficaces es necesario contar con medios físicos (sanitarios, informáticos…) y con medios humanos diferenciados, según mi criterio, en 3 pilares básicos: 

-1) profesionales de nuestro departamento: médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, auxiliares y personal de admisión, que reciben, tratan y acompañan al paciente en el proceso de rehabilitación.

-2) personas que trabajan en otros departamentos (recursos, suministros…) y tantos otros compañeros sin los cuales nuestro trabajo sería imposible.

-3) y finalmente dirección, una dirección accesible y comprometida, que entienda las necesidades del servicio y lo dote de todos los medios antes descritos.

¿Cuál es la función del coordinador del servicio?

Coordinador es aquella persona encargada de que una determinada actividad pueda llevarse a cabo de la manera más satisfactoria y a la vez más eficiente posible. Proveemos al servicio del personal, del material, de los procedimientos, de los circuitos desde que el paciente concierta una cita hasta que es dado de alta. Miramos minuciosamente que toda la actividad se desempeñe con la mayor fluidez y seguridad posible, creando protocolos de actuación en los diferentes circuitos, revisándolos continuamente y proponiendo alternativas cuando detectamos que algo no funciona como debiera. Gestionamos incidencias y cultivamos una estrecha y cordial relación con todos los profesionales que intervienen a lo largo del proceso, entre otras muchas funciones.

¿Qué requisitos debe tener un coordinador?

Para mí, la base es ser una persona buena y justa, con unas habilidades sociales que te permitan ponerte en el lugar del otro (trabajador, paciente o superior) pudiendo entender así su demanda. Una personalidad basada en el buen hacer, en valorar a la persona, en dar ejemplo, en saber estar y en estimular en todo momento la ayuda, cooperación y colaboración. 

Un buen conocimiento de tu área te capacita para ofrecer la solución más adecuada optimizando al máximo los recursos. 

Y finalmente, la experiencia. En el área sanitaria, te permite vivir las necesidades tanto del paciente como del trabajador, te permite ponerte en su piel y ver con sus ojos. En el área de coordinación, te permite gestionar más eficazmente, abrir tu campo de visión a nuevas alternativas, te habilita para el cambio, te capacita para ir hacia más y mayores retos. 

Pero también he de decir que no basta un coordinador para que un servicio funcione. Mi más sincero reconocimiento a todos y cada uno de los trabajadores de Grupo Juaneda y en particular, al equipo de rehabilitación (con mención especial a mis compañeras de coordinación Raquel y Conchi) porque sin cada uno de ellos, el proyecto en el que hemos estado inmersos este último año, no hubiera sido posible. Ha sido un año lleno de auténticas dificultades, de infinitos cambios, de muchas emociones y aun así nunca han perdido su cordialidad y su más sincera sonrisa. 

¿Qué le dirías a alguien interesado en gestión?

Ser el encargado de resolver conflictos, problemas, reclamaciones y necesidades de muchas de las personas que te rodean y hacerlo, además de manera que todos ganen, no es fácil. A los coordinadores, no suelen venir a vernos para darnos las gracias ni la enhorabuena. Cuando alguien acude a mí, es porque algo ha pasado. Y en un servicio como el nuestro que acoge a más de 600 pacientes diarios y una plantilla de más de 30 trabajadores, pues imagina. Pero también es verdad que cuando recibes un agradecimiento o cuando ves el ambiente de tolerancia y cariño que se respira, todo se borra. Un símil que quizá ayude a entenderlo es el de cuidar a un hijo, es muy duro, sacrificado, pero una simple sonrisa suya da sentido a todo ello. Así que mi consejo, sin ninguna duda, es adelante.

1 de Junio de 2019