LA REHABILITACIÓN ES UN PROCESO DE REAPRENDIZAJE Y ADAPTACIÓN

Silvia Bauzá de Wit, es fisioterapeuta, coordinadora de rehabilitación del Hospital Sant Joan de Déu, hospital que cuenta con una unidad de neurorehabilitación.

El pasado 26 de Octubre se celebró el día del Daño Cerebral Adquirido. Se estima que en las sociedades desarrolladas la incidencia del daño cerebral se sitúa en torno a 250 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone más de 100.000 nuevos casos anuales en España. El 44% de las personas que sobreviven a un ictus desarrollan discapacidad grave por el daño resultante.

¿Qué es el Daño Cerebral Adquirido?

El daño cerebral adquirido se refiere a una lesión, normalmente repentina, de estructuras cerebrales que produce una disminución de la salud y la calidad de vida de la persona que la sufre. Las causas más frecuentes son los traumatismos craneoencefálicos (lesión del cerebro causada  por una fuerza externa) y los accidentes cerebrovasculares (interrupción de la circulación sanguínea en una parte del cerebro).

¿Qué consecuencias puede sufrir una persona tras un daño cerebral adquirido?

Cuando se produce una lesión cerebral se alteran diferentes capacidades que van a variar según el tipo de lesión, localización y gravedad. Las consecuencias tras el daño cerebral adquirido son complejas y con frecuencia pueden generar importantes procesos de discapacidad, pudiendo ocasionar problemas motores, sensoriales, alteraciones en el comportamiento y en la neurocognición, así como pérdida en la independencia funcional, y por ello, con repercusiones sobre la vida diaria, laboral, social, recreativa, vocacional y económica, tanto para la persona afectada como para su familia.

¿Qué ocurre después de  un daño cerebral adquirido?

La persona que ha sufrido una lesión neurológica pasa por varias fases en su recuperación. En la fase aguda la persona acaba de sufrir la lesión cerebral, el objetivo principal es salvar la vida y evitar que el daño aumente. En la fase subaguda, la persona se encuentra clínicamente estable y es cuando empieza el proceso de rehabilitación en centros especializados. La duración del periodo de rehabilitación es variable, de media entre 6 y 18 meses, dependiendo de las secuelas a tratar y mientras haya mejoras objetivables. En la fase crónica, la recuperación se estabiliza en gran medida y las mejoras son más lentas. La intervención se centra en la reinserción de la persona en la comunidad.

¿Qué es una unidad de neurorehabilitación?

Es una unidad especializada de rehabilitación integral que atiende a personas con Daño Cerebral Adquirido. El objetivo fundamental es el de promover el máximo nivel de autonomía posible, en régimen de hospitalización (en los momentos más cercanos a la lesión) o ambulatorio (cuando la estabilidad clínica permita que acuda al centro de rehabilitación desde el domicilio). 

Las personas que han sufrido una lesión neurológica han de ser tratadas de forma precoz, con la máxima intensidad posible, y la rehabilitación debe ser administrada por equipos interdisciplinares y especializados, mediante una estrecha coordinación entre el equipo, el enfermo y su familia.

Está formada por un amplio número de profesionales: médicos de distintas especialidades médicas (rehabilitador, internista, neurólogo…), equipo de enfermería, psicólogo, neuropsicólogo, fisioterapeuta, logopeda, terapeuta ocupacional, trabajador social, entre otros profesionales… que trabajan de forma coordinada mediante un trabajo interdisciplinar.

¿Cuál es el papel del fisioterapeuta dentro del equipo interdisciplinar?

El fisioterapeuta se ocupa de la recuperación física y la prevención de las secuelas mediante el ejercicio terapéutico. La función principal del fisioterapeuta es ayudar a recuperar la capacidad para usar los músculos y las articulaciones con la mayor normalidad posible y así conseguir aumentar la participación buscando la máxima independencia posible.

La rehabilitación es un proceso de reaprendizaje y adaptación que pretende que la persona adquiera de nuevo las habilidades que previamente poseía, y si no es posible, los esfuerzos se centran en aprender nuevas maneras de compensar las dificultades.

Conseguir el máximo nivel de autonomía posible para realizar las actividades cotidianas en el entorno real  de las personas que han sufrido un Daño Cerebral Adquirido es el objetivo final del proceso de rehabilitación.

3 de Noviembre de 2018