DÍA MUNDIAL SIN TABACO

COMPROMISO DE LA FISIOTERAPIA CON EL DEJAR DE FUMAR

 

José Antonio Mingorance Rubiño.
Fisioterapeuta y Especialista universitario en Valoración del daño corporal.
Doctor en Neurociencias.

 

El consumo de tabaco constituye una de las mayores amenazas para la salud pública en todo el mundo, siendo una causa importante de mortalidad y enfermedad crónica que se podría prevenir (1). Es considerado uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de enfermedad cardiovascular y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (2). Además, afecta a todas las áreas de la práctica fisioterapéutica, incluida la salud cardiovascular, musculoesquelética, neurológica y tegumentaria, por lo que resulta esencial que, como fisioterapeutas, evaluemos el consumo de tabaco e incorporemos estrategias para dejar de fumar como parte de nuestras intervenciones (3).

Se ha evidenciado que el tabaco aumenta el riesgo cardiovascular, originando disfunción endotelial y provocando hipertensión y un aumento de los eventos cardiovasculares (4). La EPOC generalmente es causada por el tabaquismo y fumar representa hasta 8 de cada 10 muertes relacionadas con esta enfermedad (5). Asimismo, fumar durante la niñez y la adolescencia puede disminuir la velocidad de crecimiento y desarrollo de los pulmones y esto puede aumentar el riesgo de desarrollar EPOC en la edad adulta (6).

El humo del cigarrillo contiene toxinas dañinas que afectan la funcionalidad pulmonar. Las toxinas que se inhalan directamente en los pulmones durante períodos prolongados de tiempo desencadenan la aparición de enfermedades cardiorrespiratorias. A medida que la exposición a largo plazo al humo de tabaco continúa, el corazón y los pulmones se van dañando cada vez más de manera irreversible. Dejar de fumar forma parte de la fisioterapia cardiorrespiratoria y es la única forma efectiva de reducir la exposición a estos factores de riesgo" (GOLD, evidencia A) (6).

Sin embargo, a pesar de la evidencia que vincula el abandono tabáquico exitoso con el asesoramiento de los profesionales de la salud, menos del 40% de los fumadores informa de haber recibido dicho asesoramiento. Teniendo en cuenta que el abandono del hábito tabáquico es considerado como una prioridad clínica, se ha evidenciado que es tratado mínimamente en el contexto de la práctica de la fisioterapia (3, 7).

Actualmente se prevé que el número de personas fumadoras supere los 1.100 millones en todo el mundo en 2025 (8), por lo que los consejos para dejar de fumar y el apoyo que podemos ofrecer como fisioterapeutas, resultan primordiales (1).

Las pautas clínicas para el abandono del hábito de fumar para los profesionales de la salud existen desde la década de 1990 e incluyen el modelo 5A ampliamente recomendado: Preguntar sobre el estado del tabaquismo, aconsejar brevemente para dejar de fumar, evaluar la dependencia del tabaco y la motivación para dejar de fumar, ayudar con apoyo y medicación y organizar el seguimiento.

Los fisioterapeutas estamos en una excelente posición para ayudar a nuestros pacientes a dejar de fumar, gracias a nuestra formación académica, nuestro ámbito de trabajo en diversas áreas de la salud, así como el tiempo de nuestras sesiones y las relaciones de confianza que solemos tener con los pacientes, las familias y los cuidadores (9). La atención consistente en visitas prolongadas, frecuentes y durante un período de tiempo prolongado, favorecen una mejor disposición del paciente para dejar de fumar, pudiendo adaptar nuestra intervención de asesoramiento según el tipo de paciente (10).

Sin embargo, tenemos muchas barreras para ejercer esta tarea, como la falta de tiempo y de apoyo administrativo, la percepción de que las intervenciones de cese tabáquico son ineficaces y/o la creencia de que otro miembro del equipo sanitario abordará este tema (11).

Como profesionales de la salud, hemos de ser defensores de una alimentación saludable, de una actividad física regular, así como del abandono del tabaco. Las definiciones contemporáneas del papel que tenemos los fisioterapeutas incluyen cambios de comportamiento de salud, así como la reducción de los factores de riesgo y la prevención (11).

Los fisioterapeutas tenemos un compromiso de larga duración con la educación sanitaria del paciente dentro de nuestros tratamientos, por lo que los consejos para dejar de fumar, como un componente de la educación sanitaria para los pacientes que fuman, han de ser incorporados a nuestra práctica clínica (11). Asimismo, los seguimientos también ayudarán para tal fin y se pueden integrar dentro de nuestro trabajo, incluyendo una evaluación continua del consumo de tabaco durante el progreso del abandono, registrando posibles recaídas y ofreciendo siempre nuestro apoyo continuo durante este proceso.

 

Top of Form

BIBLIOGRAFÍA
 

  1. WHO.World Health Organization Report on the Global Tobacco Epidemic. Geneva:World Health Organization 2020. https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/326043/9789241516204-eng.pdf?ua=1.
  2. Denehy L, Granger CL, El-Ansary D, Parry SM. Advances in cardiorespiratory physiotherapy and their clinical impact. Expert Rev Respir Med.2018;12(3):203?215. doi:10.1080/17476348.2018.1433034.
  3. Rose M. Pignataro, Patricia J. Ohtake, Anne Swisher, Geri Dino, The Role of Physical Therapists in Smoking Cessation: Opportunities for Improving Treatment Outcomes, Physical Therapy 2012; 92 (5):757-66.
  4. Blaes AH Thavendiranathan P Moslehi J. Cardiac toxicities in the era of precision medicine: underlying risk factors, targeted therapies, and cardiac biomarkers. Am Soc Clin Oncol Educ Book. 2018; 38: 764-74.
  5. National Toxicology Program. Report on Carcinogens, Thirteenth Edition. Research Triangle Park (NC): U.S. Department of Health and Human Services, Public Health Service, 2014.
  6. Bartal M. EPOC and tobacco smoke. Monaldi Arch Chest Dis. 2005 Dec;63(4):213-25.
  7. Gollust SE , Schroeder SA, Warner KE. Helping smokers quit: understanding the barriers to utlization of smoking cessation services. Milbank Q. 2008; 86:601-27.
  8. WHO.WHO global report on trends in prevalence of tobacco smoking 2000–2025. 3rded. Geneva: World Health Organization; 2019.https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/330221/9789240000032-eng.pdf?ua=1. Accessed 6 August, 2020.
  9. Michael E. Bodner PhD, Ryan E. Rhodes PhD, William C. Miller OT, PhD, Elizabeth Dean PT, PhD. (2020) Predictors of physical therapists’ intentions to counsel for smoking cessation: Implications for practice and professional education. Physiotherapy Theory and Practice 36:5, pages 628-637.
  10. Guilmette TJ, Motta SI, Shadel WG, Mukland J, Niaura R 2001 Promoting smoking cessation in the rehabilitation setting. American Journal of Physical Medicine and Rehabilitation 80: 560–562.
  11. Rojewski AM, Bailey SR, Bernstein SL, Cooperman NA, Gritz ER, Karam-Hage MA, Piper ME, Rigotti NA, Warren GW. Considering Systemic Barriers to Treating Tobacco Use in Clinical Settings in the United States. Nicotine Tob Res. 2019 Oct 26;21(11):1453-1461. doi: 10.1093/ntr/nty123. PMID: 29917118; PMCID: PMC6941704.

 

31 de Mayo de 2021

Aviso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cambiar la configuración

Estoy de acuerdo